Proyecto Integral León Dormido

Si pienso en como fue mi educación cuando era pequeña, me vienen a la cabeza las palabras “autoridad, normas, competición, miedo”. Con la mejor intención del mundo, a mi me educaron para que llegara a ser, no quien Soy, sino la mejor del mundo, la primera en todo, la que sacaba mejores notas, la  más popular, la más atrevida, la más sociable, la más divertida…El resultado era lo más importante, lo que pasaba durante el proceso daba igual.

En mi entorno, se potenciaba al máximo el desarrollo de la inteligencia y se dejaba demasiado al margen el desarrollo de las emociones, de nuestras relaciones inter-personales, y de nuestro ser Espiritual. Cuanta más memoria tenías, más valías. Estudiar una carrera, un Doctorado, un Máster (y dos, tres, cuatro…) era algo fundamental si querías “llegar a ser alguien en la vida”.

Desde mi manera de ver el mundo hoy, se olvidaron conmigo de lo más importante: acompañarme amorosamente en el proceso de descubrir y expresar quien esencialmente Soy…….

Tener un hijo es algo que estaría bien que nos tomáramos en serio. No es algo que “toca” o algo que sirve para “solucionar los problemas de pareja” o algo que “hace ilusión porque le pondré clips y coletas, o jugará conmigo al futbol” o “porque así tendré alguien que me cuide cuando sea viejecit@” o porque así “será/hará todo aquello que yo nunca me atreví a ser/hacer”… Traer un niño al mundo es una hermosa responsabilidad que implica la elección de acompañarle en su proceso de crecimiento con Amor, Respeto, y Atención; dejándole su espacio para que experimente y aprenda por si mismo, para que crezca a su ritmo, para que se desarrolle espontáneamente como el ser único y maravilloso que es; y que requiere SIEMPRE una implicación TOTAL.

Y para poder hacer todo eso, es esencial desde mi punto de vista que el adulto sea un ser consciente: la mamá y el papá “deben”(quieren) estar abiertos al cambio y dispuestos a conocerse a si mismos, a potenciar sus habilidades y a reconocer sus limitaciones y cambiarlas. Si el adulto no está preparado para “mirar hacia adentro” y poner atención a lo que le va surgiendo durante las distintas etapas del desarrollo de su hijo, el proceso “de educación” se convierte en un proceso de “imposición”…….

Hoy en día, cada vez hay más gente interesada en educar a sus hijos de una forma más consciente y por la información que está llegando a mi, tenemos una gran variedad de proyectos pedagógicos alternativos donde escoger.

Esta mañana escuchaba una entrevista de radio que quiero compartir, donde se habla sobre el Proyecto Integral Leon Dormido de Ecuador, creado por Rebeca y Mauricio Wild.

Esta pareja, involucrados totalmente en la educación de sus hijos, crearon en el año 1977 la Escuela Pesta de Ecuador, un proyecto educativo basado en el acompañamiento de los procesos de desarrollo de los niños de una forma totalmente respetuosa con sus necesidades auténticas. Entre otros principios, parten de la idea de que es esencial el ambiente en el que se desarrolla el niño (un entorno que debe ser relajado y tener los materiales adecuados para que el niño pueda elegir libremente lo que quiere aprender), así como que la educación no debe ser directiva, de forma que el niño aprenda por su propia experiencia y no porque el adulto le explique “cómo lo tiene que hacer”. El adulto deja de ser “el maestro” para convertirse al igual que su hijo en un “aprendiz” 🙂

Su proyecto escolar se transformó hace unos años en un proyecto colectivo, el León Dormido: es una comunidad donde no sólo se aborda el tema educativo sino también la auto-sostenibilidad sanitaria y económica (tienen una moneda propia a la que llaman “sueños” y al precio de las cosas le llaman “aprecio“…maravilloso, ¿si?)

Rebeca Wild tiene publicados varios libros, entre otros, “Libertad y Limites. Amor y Respeto” y “Aprender a Vivir con Niños. Ser para Educar”.

Aquí podéis escuchar la entrevista que os comentaba, realizada a Olga Arnedo y Carles Parellada presentando la Asociación de Amigos de la Fundación Pestalozzi dedicada al apoyo y divulgación del trabajo de la familia Wild. Y aquí podéis ver imágenes del Proyecto Integral Leon Dormido en Ecuador.

Hasta hace unos años, Rebeca y Mauricio viajaban por Europa para compartir sus experiencias. Ahora, si te atrae la idea, puedes escoger ir tú a Ecuador a formarte con ellos durante un par de semanas. La Fundación Lauraluna* son los coordinadores para España de su oferta formativa, denominada “Activación” (aquí encontráis un flyer con información). Esta es su web: http://www.fundacionlauraluna.org

*Con fundamento en la línea de la educación desarrollada por Rebeca y Mauricio Wild, y complementado con las aportaciones de biólogos (Maturana), neurólogos (Damasio y Wilber), pedagogos (J. Piaget, Emmi Pickler y Maria Montessoria), la práctica del Yoga7, y la propia experiencia, la Fundación LauraLuna gestiona en Gazolaz (Navarra) desde hace 10 años el Centro Educativo Autodidacta (CEA), un espacio educativo donde los niños de 3 a 16 años pueden descubrir y desarrollar su potencial humano. También han creado un CEA para adultos 🙂 Aquí podéis leer un poco más sobre ellos.

7 thoughts on “Proyecto Integral León Dormido

  1. Hola Lorena!

    Qué interesante. Estoy buscando información sobre este proyecto para un artículo y me vienen muy bien las referencias que das, o diste en su momento porque veo que es de hace tiempo. Gracias.

    ¿Por casualidad conoces el proyecto en persona?
    Si es así me gustaría saber si puedes contarme algo más en el Programa de entrevistas a Voluntarios.

    Un saludo,
    Elena.

  2. Jodie Pau says:

    Hola! Recién descubriendo esta maravilla! Desde Chile y con mucho interés de replicar acá, todo lo que esto significa..me quedo con muchas ganas de saber más, de interiorizarme, de formarme, por qué esto se debe expandir, por qué esta es el real sueño de la educación.
    Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *