El Mono que Salvó a un Pez

«¿Qué demonios estás haciendo?», le pregunté al mono cuando le vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de un árbol.«Estoy salvándole de perecer ahogado», me respondió.

Lo que es bueno para mi, puede no serlo para ti. Y viceversa. Así que vive y deja vivir. Las experiencias que cada uno tenemos, son lo mejor que nos puede ocurrir!

Lo que para uno es comida, es veneno para otro. El sol, que permite ver al águila, ciega al búho.